¿Para qué sirven los antibióticos?

Es común utilizar antibióticos sin recetas médicas. Aquí les explicaremos porqué no es conveniente hacerlo.

Qué es un antibiótico y para qué sirve?

El término antibiótico se refiere a un grupo de compuestos capaces de prevenir el desarrollo de bacterias.

Para indicar estos dos términos se utilizan, a veces sin distinción: antibacteriano y quimioterapéutico.

Los antibacterianos de origen natural, los primeros en ser descubiertos, son moléculas que otros microorganismos, principalmente ciertos tipos de hongos microscópicos (pertenecientes al grupo de moldes), producen para defenderse de las infecciones bacterianas.

El ejemplo histórico de este grupo es la penicilina, identificada en 1928 por Alexander Fleming y llamada así porque es producida por un hongo del género Penicillium.

Desde entonces, a partir de las moléculas originales se han derivado, a través de modificaciones de la estructura química específicamente diseñadas para aumentar su efectividad, compuestos que, precisamente por su origen “mixto”, se definen como antibióticos semisintéticos.

Cómo funcionan los antibióticos

Las moléculas ahora muy numerosas disponibles inhiben el desarrollo de bacterias a través de diferentes mecanismos de acción, que, sin embargo, apuntan esencialmente a dos objetivos:

• Destruir la envoltura protectora externa de la célula bacteriana;
• Interferir con las reacciones bioquímicas que le permiten sobrevivir y reproducirse.

Dependiendo del efecto final sobre la célula bacteriana, los diversos medicamentos se dividen en:

• Bactericidas, causan directamente la muerte de la célula bacteriana.
• Bacteriostático, detienen su crecimiento (lo que deja al sistema inmune para eliminarlo definitivamente).

Dependiendo de la estructura química y el mecanismo de acción, cada molécula es selectivamente efectiva en especies individuales o grupos de bacterias o simultáneamente en una amplia gama de bacterias.

Los antibacterianos de este segundo tipo se definen como “espectro amplio”.

Tipos de antibióticos

Hemos explicado que los antibióticos se dividen en los siguientes tipos:

 

 

Antibióticos de bajo espectro: Solo atacan a bacetrias de un tipo concreto

QUIERES SABER   ¿Para que sirve la creatina?

Antibióticos de amplio espectro: Atacan a bacterias de diferentes tipos

Antibióticos bactericidas: Son capaces de eliminar a las bacterias

Antibióticos bacterostáticos: Bloquean el crecimiento y la multiplicación de la bacteria dañina

Cuándo y cómo usar los Antibióticos

La ingesta de fármacos antibacterianos es apropiado sólo en las infecciones causadas por bacterias, y es innecesario e inapropiado en el curso de las enfermedades causadas por diferentes agentes infecciosos (virus, hongos, protozoos), a menos que exista un riesgo de que estas complicarán el superposición de infecciones bacterianas.

El uso de antibacterianos de amplio espectro está indicado para infecciones en las que no se conoce la identidad de las bacterias responsables y que pueden ser causadas por muchas bacterias diferentes.

El uso de un antibacteriano más selectivo es obviamente la mejor opción: es posible en caso de enfermedades con el agente infeccioso más probable y especialmente cuando, al analizar en el laboratorio una muestra de material orgánico infectado (secreciones respiratorias, moco). vaginal, orina, sangre, etc.), es posible identificar con precisión la cepa bacteriana involucrada e incluso probar su sensibilidad a diferentes medicamentos (mediante un examen llamado cultivo bacteriano con antibiograma).

Los medicamentos antibacterianos solo deben usarse con receta médica y es importante que se tomen por tiempo y en las dosis prescritas.

 Resistencia a los antibióticos


El problema de la resistencia. En el último siglo, la investigación farmacéutica ha puesto a disposición numerosas moléculas antibacterianas, que persiguen el objetivo de crear sustancias cada vez más específicas, más efectivas y menos tóxicas.

Al mismo tiempo, las bacterias han puesto en marcha las contramedidas biológicas que tienen (modificaciones genéticas, adaptaciones bioquímicas) para reducir su susceptibilidad al efecto de las drogas.

Actualmente, este fenómeno, llamado farmacorresistencia, es uno de los mayores obstáculos en el control de las infecciones bacterianas y, en consecuencia, una de las principales emergencias de salud.

QUIERES SABER   La creatina, ¿Qué es y para qué sirve?

Entre las principales causas del desarrollo de formas de resistencia por parte de las bacterias se encuentra el uso indebido de medicamentos antibióticos: cuando no es necesario, a dosis distintas a las prescritas, con métodos inadecuados de ingesta, por períodos de tiempo insuficientes o demasiado prolongado, etc.

Conclusión sobre los antibióticos

Por lo tanto, como verán, no se deben administrar antibióticos sin que un especialista lo recete. EStá claro que el médico deberá diagnosticar antes si la enfermedad es debida a una bacteria o a un virus.  Muchas veces se necesita un exámen de laboratorio para definirlo. Será el facultativo quién decida la necesidad o no de prescribir antibióticos.

En estos casos, es el buen sentido clínico y el conocimiento de la epidemiología y la gravedad de las diferentes formas para decidir si se prescriben o no antibióticos. Es típico el caso de las infecciones respiratorias de los niños, muy frecuentes ya menudo ampliamente recurrentes. En estos casos, se sabe que las formas se deben en más del 80% de los casos a virus, que suelen ser muy leves, que los pocos Las formas bacterianas generalmente son más severas y duran más tiempo, y tienden a empeorar si no se tratan. Esto explica por qué los pediatras no prescriben antibióticos en la mayoría de los casos de infección de las vías respiratorias superiores y formas similares a la gripe, simplemente administrar estos medicamentos sólo en casos graves y aquellos en los que las 48-72 horas después del inicio, la enfermedad no se curó espontáneamente.

Desafortunadamente, no todos los médicos pueden resistir la tentación de recetar antibióticos desde las primeras horas de la fiebre, incluso en casos de baja importancia clínica obvia en la presunción errónea de proteger al paciente de riesgos inexistentes.

Se debe, en efecto, recordar que la administración de antibióticos en formas virales no reduce el riesgo de que las bacterias pueden solaparse con el virus para que las intervenciones de este tipo son doblemente mal, no curar la infección inicial y no evitar que, como sucede a veces, las bacterias puede infectar el tracto respiratorio lesionado por virus. El uso exagerado de antibióticos tiene dos consecuencias importantes. El primero es aumentar los costos de la atención médica sin razón; el segundo es hacer que el medicamento recetado sea en vano, lenta pero inexorablemente. En general, un antibiótico activo en una especie bacteriana específica es capaz de eliminar todos los microorganismos que pertenecen a esa especie.

QUIERES SABER   ¿Para que sirve la chufa?

Con el tiempo, sin embargo, las bacterias, continuamente expuestas a una determinada droga que las mata, aprenden a defenderse cambiando sus características. Emergen, es decir, jambas resistentes.

Mientras estos sean una minoría, su impacto práctico sigue siendo modesto. Sin embargo, si continúa usando ese antibiótico, esto continuará eliminando las bacterias sensibles, pero no afectará a aquellas que progresivamente se convertirán en la mayoría. En este punto, se pierde el antibiótico porque usarlo significa exponer al paciente a un alto riesgo de falla terapéutica. El fenómeno de la selección de resistencia es inevitable porque los antibióticos tienen una utilidad innegable y hay condiciones en las que son indispensables. Sin embargo, su empleo equivocado acelera la selección e inevitablemente acorta la vida media de una droga, lo que hace cada vez más difícil abordar las enfermedades para las cuales realmente sirven los antibióticos.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *