Para que sirven los ejercicios Kegel o gimnasia íntima

Los ejercicios Kegel, de los cuales se escucho muy seguido hablar, son ejercicios que se realizan en el piso pélvico tanto para mujeres como para los hombres. Surge la pregunta para que sirven dichos ejercicios.

Para qué sirven los ejercicios Kegel o gimnasia íntima?

Los ejercicios de Kegel, que a menudo se escucha hablar sobre ellos, se utilizan para fortalecer los músculos del piso pélvico, es decir, los que sirven para sustentar sustancialmente la vejiga, el útero y el recto. Tener un piso pélvico tónico ayuda a prevenir algunos trastornos tales como, por ejemplo, la incontinencia urinaria por estrés, pero no sólo: realizar regularmente y correctamente los ejercicios de Kegel también pueden beneficiarse de la pérdida urinaria debido al parto natural, menopausia y prolapso de los órganos pélvicos cuando en suavidad, es decir, la condición en la que los músculos pélvicos pierden tono y están demasiado relajados.

Estos ejercicios para fortalecer el suelo pélvico, llamado así por su creador, el ginecólogo Arnold Kegel, consisten en contraer y relajar los músculos pubococcíticos de acuerdo con ciertas secuencias. La primera vez que sería mejor realizar estos ejercicios de ejercicio pélvico con la ayuda de un especialista, por lo que para localizar los músculos para entrenar y aprender a realizar los ejercicios correctamente. Después, los ejercicios de Kegel pueden realizarse de forma segura en casa en cualquier momento del día, es importante practicarlos de manera que se puedan ver los primeros resultados después de unos meses.

Ejercicios Kegel: cómo encontrar los músculos correctos

Los músculos que se utilizan para los ejercicios de Kegel son los que entran en juego cuando el flujo de orina se interrumpe durante la micción (este ejercicio, sin embargo, sólo debe realizarse para localizar el músculo derecho, de lo contrario puede interferir con el sangrado normal de la vejiga y aumentar el riesgo de infecciones del tracto urinario). Como ya se ha mencionado, la mejor manera de encontrar los músculos adecuados para usar es ponerse en contacto con un especialista que puede ayudar, por ejemplo gracias a la biorretroalimentación, una técnica que le permite medir las contracciones de los músculos en el área afectada, uso de una sonda.

La técnica de los ejercicios Kegel

 

Una vez rastreado correctamente los músculos del suelo pélvico para hacer ejercicio, puede comenzar a realizar los ejercicios de Kegel. Primero tiene que vaciar la vejiga y luego, acostado sobre su espalda, puede comenzar a contraer estos músculos, contando hasta cinco y luego relajándolos durante diez segundos. La secuencia completa se repetiría cuatro o cinco veces al día, dos o tres veces al día; continuando con el entrenamiento que usted puede conseguir para mantener la contracción durante diez segundos y repetir la secuencia diez veces más abajo.

Al hacer este ejercicio es importante tener cuidado de no contraer otros músculos y evitar detener la respiración.

Ejercicios de Kegel e incontinencia urinaria

 

Los ejercicios de Kegel son muy útiles para aliviar la incontinencia urinaria de esfuerzo porque fortalecen los músculos del piso pélvico y la vejiga al contraer y aliviar repetidamente la musculatura afectada, lo que lleva a la reducción de la pérdida involuntaria de orina.

Este tipo particular de gimnasia también está indicado en caso de prolapso leve de los órganos pélvicos.

Ejercicios  Kegel y embarazo

 

Los ejercicios de Kegel también se recomiendan a las mujeres embarazadas para preparar los músculos pélvicos al nacer. Los músculos serán más tonificados y, durante los nueve meses del embarazo, estos ejercicios ayudarán a prevenir y minimizar problemas como la incontinencia urinaria y las hemorroides.

Algunos ejercicios  Kegel para mujeres: Gimnasia pélvica

 

Se recomiendan algunos sencillos ejercicios de Kegel para las mujeres, que se realizarán en cualquier momento del día una vez que se aprenda la técnica básica.

• Ejercicio 1: Siéntese con las rodillas dobladas y los pies firmemente conectados a tierra. Ponga una toalla entre las rodillas y apriete, para entrenar los músculos del piso pélvico y el muslo interno.

• Ejercicio 2: estirar las piernas juntas, sintiendo el ischi empujando al suelo. Usando el abdomen, levante ligeramente la pelvis, levantando primero las nalgas derechas, luego la izquierda y moviéndola hacia delante y luego hacia atrás. No olvide también contraer los músculos del suelo pélvico.

• Ejercicio 3: Con tablas de suelo bien tierra, agachadas, extendiendo las piernas lo más lejos posible. Coloque los codos cerca de las rodillas y una las manos, luego contraiga los músculos del piso pélvico respirando y desconstruyéndolo exhalando. Este ejercicio puede ser particularmente útil durante el parto.

Los hombres también pueden realizar ejercicios Kegel:

• Ejercicio 1: contraer la musculatura pélvica coma para parar el flujo de la orina, tener contraído por cerca de 5 segundos y luego relajar. Se debe repetir este ejercicio unas 10 veces  por dos veces al día.

• Ejercicio 2: Contraer y tirar hacia el interior los músculos que circundan el ano y la uretra, contraer por 5 segundos y luego relajar. Se repite por 8 o 10 veces.

• Ejercicio 3: Realizar de 5 a 10 comntracciones veloces de la musculatura pélvica. Se repite por lo menos 5 veces al día.

Dejamos un consejo, no hay que exagerar y esforzar el músculo pubeocoxígeo! Y tampoco hay que prolongar los ejercicios más que los indicados. Los ejercicios Kegel si son realizados de la manera correcta no provocan molestias ni dolor. Aunque si hay dudas aconsejamos consultar con el ginecólogo  o con el urólogo.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *