Para qué sirven los carbohidratos

Los carbohidratos son uno de los principales tipos de nutrientes. Ellos son la fuente de energía más importante para tu cuerpo. Su sistema digestivo cambia los carbohidratos en glucosa (azúcar en la sangre). Su cuerpo usa este azúcar para obtener energía para sus células, tejidos y órganos. Almacena el azúcar extra en el hígado y los músculos para cuando sea necesario.

Carbohidratos – Qué son

Los carbohidratos son los azúcares, almidones y fibras que se encuentran en frutas, granos, vegetales y productos lácteos. Aunque a menudo se calumnia en las dietas de moda, los carbohidratos, uno de los grupos básicos de alimentos, son importantes para una vida sana.

Carbohidratos – Clasificación

Los carbohidratos se llaman simples o complejos, dependiendo de su estructura química. Los primeros son azúcares que se encuentran naturalmente en alimentos como frutas, verduras, leche y productos lácteos. También incluyen azúcares agregados durante el procesamiento y refinación de alimentos. Los carbohidratos complejos incluyen panes y cereales integrales, vegetales con almidón y legumbres. Muchos de los carbohidratos complejos son buenas fuentes de fibra. Para una dieta saludable, limite la cantidad de azúcar agregada que come y elija granos enteros sobre granos refinados.

Carbohidratos – Estructura

Anteriormente, el nombre “carbohidrato” se usaba en química para cualquier compuesto con la fórmula Cm (H2O). Siguiendo esta definición, algunos químicos consideraron que el formaldehído (CH2O) es el hidrato de carbono más simple, mientras que otros afirmaron que el título para el glicolaldehído.

También te interesará Saber →   Para qué sirve la Bedoyecta

Hoy en día, el término se entiende generalmente en el sentido de la bioquímica, que excluye los compuestos con solo uno o dos carbonos e incluye muchos carbohidratos biológicos que se desvían de esta fórmula. Por ejemplo, si bien las fórmulas representativas anteriores parecen capturar los carbohidratos comúnmente conocidos, los carbohidratos abundantes y ubicuos a menudo se desvían de esto. Por ejemplo, los carbohidratos a menudo muestran grupos químicos tales como: N-acetilo (por ejemplo, quitina), sulfato (por ejemplo, glucosaminoglicanos), ácido carboxílico (por ejemplo, ácido siálico) y modificaciones desoxi (por ejemplo, fucosa y ácido siálico).

Los sacáridos naturales generalmente están compuestos de carbohidratos simples llamados monosacáridos con fórmula general (CH2O) n donde n es tres o más. Un monosacárido típico tiene la estructura H- (CHOH) x (C = O) – (CHOH) y-H, es decir, un aldehído o cetona con muchos grupos hidroxilo agregados, generalmente uno en cada átomo de carbono que no es parte del grupo funcional aldehído o cetona.

Ejemplos de monosacáridos son glucosa, fructosa y gliceraldehídos. Sin embargo, algunas sustancias biológicas comúnmente llamadas “monosacáridos” no se ajustan a esta fórmula (por ejemplo, ácidos urónicos y desoxi-azúcares como fucosa) y hay muchos productos químicos que cumplen esta fórmula pero no se consideran monosacáridos (por ejemplo, formaldehído CH2O). e inositol (CH2O) 6).

Carbohidratos – Nutrición

Los carbohidratos consumidos en los alimentos producen 3,87 kilocalorías de energía por gramo para los azúcares simples, y de 3,57 a 4,12 kilocalorías por gramo para los carbohidratos complejos en la mayoría de los otros alimentos. Los niveles relativamente altos de carbohidratos están asociados con alimentos procesados ​​o refinados hechos de plantas, incluyendo dulces, galletas y dulces, azúcar de mesa, miel, refrescos, panes y galletas, mermeladas y productos de frutas, pastas y cereales para el desayuno.

También te interesará Saber →   Para qué sirve la Cefalexina

Cantidades más bajas de carbohidratos generalmente se asocian con alimentos no refinados, incluidos frijoles, tubérculos, arroz y fruta sin refinar. Los alimentos de origen animal generalmente tienen los niveles más bajos de carbohidratos, aunque la leche contiene una alta proporción de lactosa.

Se llaman carbohidratos porque, a nivel químico, contienen carbono, hidrógeno y oxígeno. Hay tres macronutrientes: carbohidratos, proteínas y grasas, dijo Smathers. Los macronutrientes son esenciales para el correcto funcionamiento del cuerpo, y el cuerpo requiere grandes cantidades de ellos.

Se recomienda para adultos una cantidad de 135 gramos, de acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud (NIH); sin embargo, el NIH también recomienda que todos tengan su propia meta de carbohidratos. La ingesta de carbohidratos para la mayoría de las personas debe estar entre el 45 y el 65 por ciento del total de calorías. Un gramo de carbohidratos equivale aproximadamente a 4 calorías.

Carbohidratos – Función

Los carbohidratos proporcionan combustible para el sistema nervioso central y energía para los músculos que trabajan. También impiden que la proteína se utilice como fuente de energía y permiten el metabolismo de las grasas, según la Universidad Estatal de Iowa.

Son importantes para la función cerebral. Influyen en el estado de ánimo, la memoria, así como en una fuente de energía rápida.

Carbohidratos simples vs. complejos

Los carbohidratos se clasifican como simples o complejos, dijo Smathers. La diferencia entre las dos formas es la estructura química y la rapidez con que el azúcar se absorbe y se digiere. Se digieren y se absorben más rápida y fácilmente los simples que los complejos.

Los carbohidratos simples contienen solo uno o dos azúcares, como la fructosa (que se encuentra en las frutas) y la galactosa (que se encuentra en los productos lácteos). Estos azúcares individuales se llaman monosacáridos. Los carbohidratos con dos azúcares, como la sacarosa (azúcar de mesa), la lactosa (de productos lácteos) y la maltosa (que se encuentra en la cerveza y algunos vegetales), se llaman disacáridos.

También te interesará Saber →   Para qué sirve la Cetirizina

Los simples se encuentran principalmente en dulces, refrescos y jarabes. Sin embargo, están hechos con azúcares procesados ​​y refinados y no tienen vitaminas, minerales o fibra. Se les llama “calorías vacías” y pueden conducir al aumento de peso, según el NIH.

Los carbohidratos complejos (polisacáridos) tienen tres o más azúcares. Incluyen frijoles, guisantes, lentejas, cacahuetes, papas, maíz, chirivías, panes integrales y cereales.