¿Para qué sirve el Fluconazol?

El Fluconazol es un fármaco antimicótico (ayuda a erradicar el organismo de hongos), para ser exactos, una toxina triacol que colabora en la prevención y tratamientode infecciones fúngicas superficiales y sistemáticas. Estamos hablando de una sustancia soluble en el alcohol y en el metanol; pero poco en el cloroformo. A continuación te contaremos en detalle sus funciones, rasgos, formas de uso, efectos secundarios y precauciones para ingerirlo.

Como cualquier antihongo,el Fluconazol inhibe el citocromo p450 fúngico de la enzima 14a-demetilasa. La demetilasa fúngica es lo bastante sensible a este antimicótico. Asimismo, hay que decir que dicho fármaco es más que nada fungistático, es decir, detiene el desarrollo de los hongos, aunque bajo dosis más o menos recurrentes y dependientes puede colaborar como perfecto fungicida.

¿Para qué sirve el Fluconazol?

El Fluconazol es un medicamento que sirve para tratar las infecciones y patologías relacionadas a la presencia de hongos, incluidas aquellas por levadura en la vagina, la boca, la garganta, el esófago (el conducto que conecta garganta a estómago), el abdomen (área entre pecho y cintura), los pulmones, la sangre y otros órganos. Asimismo, el Fluconazol sirve para tratar la meningitis (infección de memebranas que recubren cerrebro y columna vertebral) provocada por hongos. Por otro lado, si el paciente está recibiendo un tratamiento con quimioterapia o radioterapia es muy probable que se infecte con hongos, de ahí que también se utilice en tales circunstancias dicho medicamento.

Sin embargo, si las enfermedades fúngicas son graves el Fluconazol todavía sirve de mucho. Por ejemplo, aquellas que comienzan en los pulmones y se extienden al resto del cuerpo, infecciones en los ojos, próstata, la piel y las uñas. Si la persona posee el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), ha contraído alguna clase de cánce o sufrió un transplante hace poco tiempo es bastante probable que sufra de potenciales infecciones de hondos, de ahí que se consuma el Fluconazol en tales contextos.

También te interesará Saber →   ¿Para qué sirve la Creatina Monohidratada?

Por último, hay que decir que el Fluconazol está absolutamente aprobado como parte de las recetas médicas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, lo cual le da una naturaleza bastante predecible, regulada y controlable.

¿Cómo se toma el Fluconazol?

La presentación del Fluconazol se puede dar tanto en tabletas como en líquido para administrarse por vía oral. Por lo general, suele tomarse con o sin alimentos durante el día. Puede pasar tanto que deba tomar una sola vez Fluconazol como sometarse a dosis más prolongadas de acuerdo a la infección que contraiga, que tan bien responda al fármaco y las indicaciones de los especialistas. Es importante no aumentar ni disminuir la dos, no duplicar en caso de haberse olvidado de alguna toma en la jornada y seguir todas las indicaciones que hagan los profesionales.

A continuación describiremos una aproximación a una posología de Fluconazol:

La posología se modifica con la indicación y entre grupos de pacientes, yendo de: dos semanas de ingesta con 150 mg/día para candidiasis vulvovaginal, a 150–300 mg/día por semana para infecciones cutáneas resistentes o algunas indicaciones profilácticas. Puede utilizarse una dosis de 50–600 mg/día para infecciones sistémicas y/o graves, y se están usando 800 mg/día (casos extremos) en infecciones de urgencia tales como las meningitis causadas por levaduras. Las dosis pediátricas varían entre 3 y 12 mg/Kg/día dependiendo de la indicación de la que se trate.​ Una dosis de carga se indicará al entrar a un esquema diario de dosificación; por ejemplo, el primer día suele utilizarse una dosis de carga de 200 mg, con una dosis de 150 mg/día durante los siguientes días

También te interesará Saber →   Para qué sirve la cortisona

Existen, de todos modos, ciertas precauciones que hay que seguir a la hora de consumir dicho fármaco:

  • Comunicar si se es alérgico al Fluconazol o algunos de sus componentes.
  • Mencionar si se ha tenido alguna afección clínica como diabetes o problemas en el hígado.
  • Decir si existe algún obstáculo para consumir tal medicamento, como la incapacidad de tragar píldoras o dificultades para recordar cuándo debe ingerirlas.
  • Es de vital importancia comunicar, en caso de ser mujer, si quiere quedar embarazada en lo próximo o de hecho ya lo está, ya que se han hallado casos de defectos congénitos en los hijos de aquellas mujeres que fueron sometidas a altas dosis de Fluconazol.
  • Es importante siempre conocer qué clase de interacción puede tener el Fluconazol con otros medicamentos, por tal motivo hay que comunicar si se ingieren vitaminas, suplementos dietarios, productos a base de hierbas o simplemente otros fármacos, sean de venta libre o recetados.
  • Si el paciente piensa hacerse una cirugía, por más que sea dental, es importante anunciar que se consume Fluconazol.
  • Como puede generar principios de mareos el Fluconazol es importante no conducir vehículos ni obrar en maquinaria peligrosa (sobre todo si la impericia afecta a terceros) hasta que no se sepa las consecuencias inmediatas que genera en el organismo el fármaco.
  • Es sustantivo informar al médico si se tiene o alguna vez se ha tenido cáncer; el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA); latidos cardíacos irregulares; niveles bajos de calcio, sodio, magnesio o potasio en la sangre; afecciones hereditarias poco comunes en las que el cuerpo no puede tolerar la lactosa o la sacarosa; o enfermedad del corazón, de los riñones o del hígado.
También te interesará Saber →   ¿Para qué sirve la Cefalexina?

 

¿Cuáles son los efectos secundarios del Fluconazol?

El Fluconazol puede generar ciertos efectos secundarios, por lo tanto el paciente y sus seres cercanos deberán estar atentos a síntomas o afecciones como dolores de cabeza, diarrea, mareos, dolor de estómago, acidez estomacal o modificaciones a la hora de percibir el sabor en los alimentos. De todos modos, existen efectos secudarios de índole más granve; si encuentra algunos de ellos es perentorio llamar a un médico y someterse a un tratamiento de urgencia. Los siguientes son claros ejemplos de lo referido:

  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Cansancio extremo.
  • Sangrado o moretones inusuales.
  • Falta de energía.
  • Pérdida de apetito.
  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen.
  • Coloración amarillenta en la piel o en los ojos.
  • Síntomas parecidos a los de la gripe.
  • Orina de color oscuro.
  • Heces de color pálido.
  • Convulsiones.
  • Sarpullido.
  • Ampollas o descamación de la piel.
  • Urticaria.
  • Comezón.
  • Inflamación de la cara, la garganta, la lengua, los labios, los ojos, las manos, los pies, tobillos o pantorrillas.
  • Dificultad para tragar o respirar.

 

Es importante dejar el envase original bien cerrado, bajo temperatura ambiente y lejos de niños o mascotas. Si el medicamento está vencido o ya no lo usa es sustantivo desecharlo de acuerdo a protocolos específicos para evitar cualquier clase de consecuencia en el manejo de tal fármaco.