Para qué sirve la Dexametasona

La dexametasona es un importante y potente glucocorticoide, con acccionares semejantes a la hormona esteroides. Naturalmente, se lo utiliza como antiinflamatorio y antialérgico, ya que posee rasgos inmunosupresiores. A continuación te contamos en detalle para qué sirve la Dexametasona.

¿Para qué sirve la Dexametasona?

La Dexametasona es parte de aquellos medicamentos que se pueden agrupar en los corticosteroides (una variedad de hormonas del grupo de los esteroides). Se sabe que es hasta 30 veces más potente que la hidrocortisona. Sirve, en lo fundamental, para impedir inflamaciones (es efectiva contra la retención de líquidos o cualquier clase de edema), alergias y funciona muy bien con enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide. Asimismo, hay que decir que este fármaco es claramente antiemético o aumenta ese rasgo, ya que inhibe el vómito ante su ingesta.

Ese fármaco se presenta y consume de manera eminentemente inyectable. Su modo de presentación es en forma de polvo que debe mezclarse con líquido para que se inyecte por vía intramusucular o vía intravenosa. El programa de dosificación, naturalmente, dependerá de la afección del paciente y cómo el mismo responda al tratamiento.

El medicamento puede ser aportado en cualquier hospital o utilizarse de manera privada, en el hogar de la persona. Es importante seguir todas las instrucciones al respecto y ante cualquier duda consultar a los especialistas de confianza. Por otro lado, hay que recalcar que la funcionalidad de la Dexametasona es bastante variada: sirve para tratar intensas alergias, para el control de ciertos tipos de edema, enfermedades gastrointestinales, algunos tipos de artritis. La inyección de Dexametasona se esgrime para determinados diagnósticos, afecciones con consecuencias en la sangre, la piel, los ojos, la tiroides, los riñoles, los pulmones y el sistema nervioso. También se usa, en conjunción con otros medicamentos, para elevar los niveles normales de corticosteroides (sustancias que debería producir el cuerpo, en este caso esteroides, y que no lo hace), evitar vómitos y náuseas ocasionadas por quimioterapias y para prevenir el rechazo en caso de transplantes de órganos.

También te interesará Saber →   Para qué sirve el Cytotec

¿Hay precauciones a la hora de tomar Dexametasona?

Siempre un medicamento y su ingesta equivale a tomar determinadas precauciones a la hora de ingerirlo. A continuación te detallamos algunas de ellas:

  • Es indispensable informar al médico o farmacéutico si se es alérgico a la Dexametasona o alguno de sus componentes.
  • Es necesario informar qué otros medicamentos se ingiere a la hora de decidir tomar Dexametasona (con o sin recetas), si se ingieren vitaminas, suplementos nutricionales o productos en base a hierbas.
  • Informar si se tiene una infección micótica.
  • Informar si se ha tenido tuberculosis, cataratas, glaucoma, hipertensión arterial, infartos recientes, problemas emocionales, problemas emocionales como la depresión, malaria, osteoporosis, úlceras, enfermedades hepáticas o tiroides.
  • Es importante avisar si se está embarazada, si se tienen planes para ello o si se quedó encinta en el inicio o devenir del consumo de Dexametasona.
  • Si se realiza una intromisión quirúrgica, incluso siendo solo dental, también es importante avisar.
  • La Dexametasona es inmunodepresora o supresora, por lo tanto el organismo del paciente contará con menos recursos para hacer frente a infecciones o enfermedades. Si usted consume esta sustancia evite el contacto con personas enfermas y suminístrese un buen lavado de agua continuamente en las manos.
  • La dieta que debe seguirse no es muy compleja ni varía demasiado. En rigor de verdad, tiene que ser baja en sal y alta en calcio o potasio.

 

¿Cuáles son los efectos secundarios que podría provocar la Dexametasona?

Las inyecciones de Dexametasona pueden provocar efectos secundarios. A continuación detallaremos algunos (todo paciente debe comunicarse inmediatamente con su médico tras la eclosión de algunos de ellos):

  • Dolor de cabeza.
  • Cicatrización lenta en cortes y golpes.
  • Piel delgada, frágil o seca.
  • Manchas de color rojo o púrpura, líneas debajo de la piel.
  • Depresiones en la piel en el sitio de la inyección.
  • Aumento importante de la grasa corporal o su desviación a determinadas áreas del cuerpo.
  • Infelicidad como emoción primordial.
  • Dificultad para conciliar el sueño o mantenerse dormido.
  • Cambios pronunciados en el humor y la personalidad.
  • Depresión.
  • Mayor sudoración.
  • Dolores de articulaciones.
  • Dolores y debilidad musculares.
  • Períodos irregulares o nulos en la menstruación.
  • Enrojecimiento o dolor en el sitio de la inyección.
  • Hipo.
  • Aumento desmesurado del apetito.
También te interesará Saber →   Para qué sirven los SARMs

Sin embargo, existen efectos secundarios de una gravedad mayor, los cuales tendrían que llevar al paciente y allegados a estar sumamente alertas. Algunos de ellos son dolor de garganta, fiebre, escalofríos, tos, convulsiones, problemas en la vista; inflamación de los ojos, el rostro, labios, lengua, la garganta, brazos, tobillos, pies y manos; dificultad para tragar o respirar, aumento de peso repentino, sarpullido, urticaria y picazón.

Asimismo, es importante observar el uso de Dexametasona en niños, ya que a veces puede ocasionar problemas en el crecimiento. Por otro lado, su ingesta prolongada puede traer como consecuencuas glaucoma y cataratas. En determinadas circunstancias, con consumos dilatados en el tiempo, se puede desarrollar osteoporosis.

Es importante recordar que el medicamento debe ser guardado de una manera apropiada, en un sitio seguro y a temperatura ambiente. No debe estar cerca de mascotas o niños. Por último, para deshacerse del mismo se debe seguir todo un protocolo al respecto.