¿Para qué sirve el sistema inmunológico?

Sin un sistema inmune, nuestros cuerpos estarían expuestos al ataque de bacterias, virus, parásitos y más. Es nuestro sistema inmune que nos mantiene sanos a medida que avanzamos a través de un mar de patógenos. Esta vasta red de células y tejidos está constantemente a la búsqueda de invasores, y una vez que se detecta a un enemigo, se monta un ataque complejo.

Sistema inmune – Características

El sistema inmune se disemina por todo el cuerpo e involucra muchos tipos de células, órganos, proteínas y tejidos. Fundamentalmente, puede distinguir nuestro tejido del tejido extraño: uno mismo y otro no. Las células muertas y defectuosas también son reconocidas y eliminadas por el sistema inmune.

Si el sistema inmune encuentra un patógeno, por ejemplo, una bacteria, virus o parásito, se produce una llamada respuesta inmune. Los glóbulos blancos también se llaman leucocitos. Ellos circulan en el cuerpo en los vasos sanguíneos y los vasos linfáticos que se asemejan a las venas y arterias.

Los glóbulos blancos buscan patógenos. Se almacenan en diferentes lugares del cuerpo, que se conocen como órganos linfoides. Estos incluyen los siguientes:

  • Timo: una glándula entre los pulmones y justo debajo del cuello.
  • Bazo: un órgano que filtra la sangre. Se sienta en la parte superior izquierda del abdomen.
  • Médula ósea: se encuentra en el centro de los huesos y también produce glóbulos rojos.
  • Nódulos linfáticos: pequeñas glándulas ubicadas en todo el cuerpo, unidas por vasos linfáticos.

Sistema inmune – Leucocitos

Hay dos tipos principales de leucocitos:

1. Fagocitos

Estas células rodean y absorben los patógenos y los descomponen, alimentándolos efectivamente. Hay varios tipos, que incluyen:

  • Neutrófilos: estos son los tipos más comunes de fagocitos y tienden a atacar a las bacterias.
  • Monocitos: estos son los tipos más grandes y tienen varios roles.
  • Macrófagos: patrullan los patógenos y también eliminan las células muertas y moribundas.
  • Mástiles: tienen muchos trabajos, que incluyen ayudar a curar heridas y defenderse de los agentes patógenos.
También te interesará Saber →   Nimesulida, ¿Para qué sirve? Beneficios, Propiedades

2. Linfocitos

Los linfocitos ayudan al cuerpo a recordar a los invasores anteriores y los reconocen si vuelven a atacar.

Los linfocitos comienzan su vida en la médula ósea. Algunos permanecen en la médula y se convierten en linfocitos B (células B), otros van al timo y se convierten en linfocitos T (células T). Estos dos tipos de celdas tienen roles diferentes:

  • Linfocitos B: producen anticuerpos y ayudan a alertar a los linfocitos T.
  • Linfocitos T: son un tipo de glóbulo blanco que se encargan de la inmunidad de tipo celular.

Sistema inmune – Función

Los linfocitos B secretan anticuerpos (en la imagen) que se adhieren a los antígenos.
El sistema inmune necesita ser capaz de diferenciarse entre sí mismo. Lo hace mediante la detección de proteínas que se encuentran en la superficie de todas las células. Aprende a ignorar sus propias proteínas o autoproteínas en una etapa temprana.

Un antígeno es cualquier sustancia que puede provocar una respuesta inmune. En muchos casos, un antígeno es una bacteria, hongo, virus, toxina o cuerpo extraño. Pero también puede ser una de nuestras propias células defectuosa o muerta. Inicialmente, una variedad de tipos de células trabaja en conjunto para reconocer al antígeno como un invasor.

El papel de los linfocitos B

Cada célula B produce un anticuerpo específico. Por ejemplo, uno podría hacer un anticuerpo contra la bacteria que causa la neumonía, y otro podría reconocer el virus del resfriado común.

Los anticuerpos son parte de una gran familia de sustancias químicas llamadas inmunoglobulinas, que desempeñan muchas funciones en la respuesta inmune:

  • Inmunoglobulina G (IgG): marca los microbios para que otras células puedan reconocerlos y tratarlos.
  • IgM: es un experto en matar bacterias.
  • IgA: se congrega en fluidos, como lágrimas y saliva, donde protege las entradas al cuerpo.
  • IgE: protege contra parásitos y también es responsable de las alergias.
  • IgD: permanece unido a los linfocitos B, ayudándolos a iniciar la respuesta inmune.
  • Los anticuerpos se bloquean en el antígeno, pero no lo matan, solo lo marcan para la muerte. La muerte es el trabajo de otras células, como los fagocitos.
También te interesará Saber →   ¿Para qué sirve consumir clorofila?

El papel de los linfocitos T

Existen distintos tipos de linfocitos T:

  • Helper T cells (células Th): coordinan la respuesta inmune. Algunos se comunican con otras células y algunos estimulan las células B para producir más anticuerpos. Otros atraen más células T o fagocitos que se alimentan de células.
  • Células T asesinas (linfocitos T citotóxicos): como su nombre indica, estas células T atacan a otras células. Son particularmente útiles para combatir virus. Funcionan reconociendo pequeñas partes del virus en el exterior de las células infectadas y destruyen las células infectadas.

Inmunidad

Tu piel es la primera capa de defensa contra los patógenos externos. El sistema inmunológico de cada persona es diferente pero, como regla general, se vuelve más fuerte durante la edad adulta ya que, en este momento, hemos estado expuestos a más patógenos y hemos desarrollado más inmunidad.

Es por eso que los adolescentes y adultos tienden a enfermarse con menos frecuencia que los niños. Una vez que se ha producido un anticuerpo, queda una copia en el cuerpo, de modo que si vuelve a aparecer el mismo antígeno, se puede tratar con mayor rapidez.

Es por eso que con algunas enfermedades, como la varicela, solo la obtiene una vez que el cuerpo tiene un anticuerpo contra la varicela almacenado, listo y esperando para destruirlo la próxima vez que llegue. Esto se llama inmunidad. Hay tres tipos de inmunidad en humanos llamados innata, adaptativa y pasiva:

Inmunidad innata

Todos nacemos con cierto nivel de inmunidad a los invasores. Los sistemas inmunológicos humanos, al igual que los de muchos animales, atacarán a los invasores extranjeros desde el primer día. La primera línea de defensa contra los patógenos es la piel y las membranas mucosas de la garganta y el intestino.

También te interesará Saber →   Para qué sirve la clorofila

Esta respuesta es más general y no específica. Si el patógeno logra esquivar el sistema inmune innato, la inmunidad adaptativa o adquirida se activa.

Inmunidad adaptativa (adquirida)

Esta protección contra patógenos se desarrolla a medida que avanzamos en la vida. Como estamos expuestos a enfermedades o nos vacunamos, construimos una biblioteca de anticuerpos contra diferentes patógenos. Esto a veces se conoce como memoria inmunológica porque nuestro sistema inmune recuerda enemigos anteriores.

Inmunidad pasiva

Este tipo de inmunidad es “prestada” de otra fuente, pero no dura indefinidamente. Por ejemplo, un bebé recibe anticuerpos de la madre a través de la placenta antes del nacimiento y en la leche materna después del nacimiento. Esta inmunidad pasiva protege al bebé de algunas infecciones durante los primeros años de su vida.

Vacunas

La inmunización presenta antígenos o patógenos debilitados a una persona de tal manera que el individuo no se enferma, pero aún produce anticuerpos. Debido a que el cuerpo guarda copias de los anticuerpos, está protegido si la amenaza reaparece más tarde en la vida.

Sistema inmunitario – Trastornos

Debido a que el sistema inmune es tan complejo, hay muchas formas posibles en que puede salir mal. Los tipos de trastorno inmune se dividen en tres categorías:

Inmunodeficiencias

Estos surgen cuando una o más partes del sistema inmune no funcionan. Estas pueden ser provocadas de varias maneras, incluyendo la edad, la obesidad y el alcoholismo. En los países en desarrollo, la desnutrición es una causa común. El SIDA es un ejemplo de una inmunodeficiencia adquirida.