¿Para qué sirve Furosemida?

La filosofía actual existencial es bastante clara: vivir no solo bien, buscando cierto hedonismo, sino también una buena cantidad de tiempo. Una vida corta nos parece insulsa ante todo lo que se puede hacer, así que la premisa es calidad y cantidad, si se quiere. Sin embargo, sabemos que el cuerpo es una maquinaria compleja, con sus dimes y diretes, sus altibajos y hay que cuidar de ella. Aquí seguimos tales lineamientos, querido lector, por eso hoy te presentamos para qué sirve la Furosemida. 

Cuando el tratamiento es complejo y los medicamentos fuertes siempre hay que tener, como paciente, la opinión de un experto. La Furosemida, muy conocida por su nombre comercial de Lasix, es un fármaco con acción diurética asombrosa, muy utilizado por aquellas personas que poseen o sufren una fuerte retención de líquidos y edemas, a causa de enfermedades como la cirrosis, insuficiencia cardíaca, síndrome nefrótico, insuficiencia renal, entre otras patologías. Como todo diurético, está prohibido su uso en el mundo del deporte, algo lógico ya que sirve para enmascarar ingestas de otras sustancias.

Sus modos de uso son bastantes básicos: se la puede tomar por vía oral en forma de tableta o a modo de solución líquida inyectable. Si la pérdida de líquidos debe ser tranquilla con una pastilla que contiene aproximadamente 40 mg; ahora bien, si la retención es fuerte es lógico que se esgrima la opción inyectable que va de 80 mg hasta 140, y sirve para una liberación de líquidos no solo intensa, sino muy rápida.

Si bien la Agencia Mundial de Antidopaje prohíbe su consumo de manera terminante para deportistas, es importante decir que este fármaco es absolutamente legal, se cuenta con él desde hace varias décadas en el mercado y su acceso es, por ende, bastante sencillo. A continuación te dejamos algunas terminologías comerciales, ya que puede confundirte las múltiples nominaciones que posee.

  • Argentina: Dafil, Errolon, Furital, Furotral, Furtenk, Kolkin, Nuriban y Retep.
  • Chile: Asax.
  • España: Seguril.
  • México: Biomisen, Butosali, Diusux, Edenol, Furodiurol, Furosan, Klimyn, Luzamida y Osemin.
  • Paraguay: Diuremax, Fabofurox, Furagrand, Fursemida, Nuriban, Ragilon, Simadrex, Solax y Urimeg.
  • Perú: Mudrec y Ragilon.
  • Uruguay: Diusemide, Fischermide, Furoaster, y Nuriban.
  • Venezuela: Biosemida, Edemid, Inclens, Lifurox, Salca y Terysol.
QUIERES SABER   ¿Para que sirve el gualicho?

Lo repetimos: en farmacia se comercia en forma de tabletas y solo llega a 40 mg.

¿Cómo funciona la Furosemida?

El objetivo vital de la Furosemida, como buen diurético, es eliminar el cloruro de sodio (sal) que se halla en los riñones. Es importante saber que esta sustancia no se puede eliminar de manera pura, ya que se la debe diluir, de ahí que el resultado más diáfano del consumo de este medicamento sea el aumento bastante pronunciado de la orina, es decir, una gran pérdida de agua. Si la dosis son altas (a modo inyectable intrahospitalario), se puede llegar a erradicar del cuerpo un 25 por ciento del cloruro de sodio.

Lo contado anteriormente es muy beneficioso para aquellos pacientes que sufren patologías que contraen retención de líquidos, ya que esos edemas son justamente producidos por la carencia de excreción de cloruro de sodio de los riñones en la mayoría de los casos. Digamos, entonces, que la Furosemida va en camino contrario a toda enfermedad que produce hinchazón.

Sin embargo, este medicamento también puede fomentar la expulsión de otros electrolitos más allá del sodio. Por ejemplo, el potasio, calcio o magnesio. Es beneficioso si el paciente cuenta con un cuadro de exceso, verbigracia, de potasio en sangre (se denomina hiperpotasemia); aunque riesgoso si el potasio está ya en cantidades reducidas (peligro de hipopotasemia).

¿Pero por qué utilizar este fármaco? Para toda uso de fármaco es congruente que existan determinadas condiciones. En nuestro caso, éstas últimas están ligadas con cuadros de edemas, retención de líquidos o modificaciones electrolíticas (algún exceso de electrolito en sangre).  A continuación te dejaremos algunas patologías o condiciones que pueden ser tratadas con Furosemida:

  • Insuficiencia cardiaca.
  • Cirrosis con ascitis.
  • Síndrome nefrótico.
  • Insuficiencia renal crónica.
  • Edema agudo del pulmón.
  • Hipertensión arterial.
  • Hiperpotasemia (exceso de potasio en la sangre).
  • Hipercalcemia (exceso de calcio en la sangre).
  • Hipermagnesemia (exceso de magnesio en la sangre).
QUIERES SABER   ¿Para qué sirve la Prednisona?

En el caso de la hipertensión arterial, es sustantivo realizar una salvedad: si bien el Furosemida es un potente diurético, no es tan positivo en esta clase de condición porque su duración, es decir, su efecto, es de corto plazo.

¿Cómo tomar el medicamento?

Si los pacientes poseen una funcionalidad renal normal o casi normal, la ingesta va desde 20 mg hasta 80 mg y la toma se puede dar en una vez o, algo muy recurrente, dos veces al día. Si la insuficiencia renal es crónica, se pueden llegar a dosis diarias de 200 mg. La dosis inicial, de todos modos, suele ser de 40 mg, aunque puede ir progresando la misma dependiendo de la respuesta clínica del paciente. Siempre lo importante será controlar la ingesta de modo muy preciso, ya que se busca que la persona no se deshidrate, presente efectos secundarios o incluso empeore su trabajo renal.

Es importante tener en cuenta que no estamos hablando de dosis máximas, sino aquellas que suelen ser promedio para sacar el máximo provecho del medicamento. Por ejemplo, si el edema es grave y resistente, la aplicación no solo será intravenosa (por ende, intrahospitalari), sino que se pueden llegar a dosis de 160 mg por hora.  Asimismo, en caso de que el paciente ingiera dos píldoras al día, es sutantivo que tenga en cuenta que el plazo de acción de este fármaco es siempre de seis horas.

¿Efectos secundarios?

Este medicamento produce muchos efectos secundarios por su potencia. Aquí por una cuestión de prolijidad y entendimiento dividiremos aquellos que son propios de la diuresis y su aumento, reacciones alérgicas a los componentes de la fórmula y ototoxicidad (lesiones del oído):

Efectos nocivos por aumento de la diuresis (eliminación renal de agua y sales)

  • Deshidratación.
  • Hipotensión arterial.
  • Mareos.
  • Debilidad.
  • Calambres.
  • Empeoramiento de la función renal.
  • Aumento del ácido úrico (la deshidratación estimula la absorción renal de ácido úrico).
  • Alcalosis metabólica.
  • Hiponatremia (bajo nivel de sodio en la sangre).
  • Hipopotasemia (bajos niveles de potasio en la sangre).
  • Hipomagnesemia (bajo nivel de magnesio en la sangre).
  • Hipocalcemia (bajo nivel calcio en la sangre)
QUIERES SABER   ¿Para qué sirve la Hidroxicina?

 

Efectos por reacciones a los componentes de la fórmula

La Furosemida es un sulfonamida, es decir, contiene una sustancia química compuesta por azufre, oxígeno y nitrógeno. Si el paciente es alérgico a estos componentes puede presentar cuadros como urticaria, angioedema o nefritis intersticial.

Efectos por la ototoxicidad propia del medicamento

Si la Furosemida se administra en altas dosis y por vía intravenosa, es probable que genere lesiones en el ído que pueden dar lugar a una sordera transitoria o incluso permanente. Asimismo, en dosis bajas puede contraer esta realidad si se combinó la ingesta aquella con fármacos del tipo aminoglucósidos.

Algunas contraindicaciones

  • No se debe administrar Furosemida en pacientes con bajos niveles de potasio, sodio, calcio o magnesio en sangre (la explicación se halla arriba).
  • No se puede administrar Furosemida en pacientes que ya muestran signos de deshidratación, ya que sería un agravante profundo del cuadro inicial.
  • Mujeres que están amamantando deben evitar la Furosemida o anular su consumo (con consulta al médico), ya que es un corolario muy usual en este medicamento la reducción de la leche materna.
  • La Furosemida está indicada para pacientes con cuadros de insuficiencia cardíaca, renal o síndrome nefrótico, ya que puede que en ese contexto retengan más agua. Pero está prohibida en casos de hinchazón por períodos premenstruales, producción de varices o consumo de píldora anticonceptiva, debido a que ocasionaría dependencia y aumentaría esos edemas absolutamente controlables en el inicio.

 

 

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *