Saltar al contenido

La manzanilla, usos y para qué sirve

La manzanilla es un tipo de planta que es originaria de Europa, sus cantidades de beneficios son muy conocidos desde hace miles de años, sobre todos los relacionados a sus efectos farmacológicos.
Manzanilla-Fotolia_52333738_Subscription_XXL

Existen tres variedades:

  • Manzanilla común
  • Manzanilla romana
  • Manzanilla hedionda.

La manzanilla común y romana, son de uso apto para el ser humano y se caracterizan por tener una flor blanca con olor fuerte, similar a la manzana, debido a esto derivó el nombre característico. En tanto, la manzanilla hedionda, no es apta para que la consuma el ser humano, a esta clase se le dio el uso de pesticida natural y se agrega a compuestos artesanales utilizados en los cultivos.

El cultivo de esta planta es simple y fácil, debido al ser una planta silvestre, puede adaptarse a diversos climas y circunstancias de los terrenos de cultivo.

 

¿Para qué sirve?

Sirve como material de perfumería, debido al fuerte aroma que la caracteriza. Como segundo uso, tiene la función de remedio médico, sobre todo porque se le atribuye la cualidad de bajar cólicos, ser remedio para la gripe, dolores menstruales, cólicos estomacales, diarreas y un efectivo calmante nervioso.

Además se le ha otorgado el uso en la industria cosmética, al aprovechar sus características aclarantes para el cabello, y al ser agregados a diferentes shamppo, jabones y acondicionadores para el pelo.

No se han escuchando casos de personas que se hayan envenenado por consumir esta planta. Su único efecto secundarios es que en personas sensible, produce ligeras irritaciones en la piel o el estomago.

Puedes consultar también→  Para que sirve el café verde