Saltar al contenido

Para qué sirve la Lavanda

La gente suele asociar la lavanda con dos rasgos específicos: su fragancia y su color. Pero es posible que no sepa que la flor de lavanda y el aceite derivado de ella tienen una larga historia en la medicina herbal.

Lavanda – Historia

Su nombre deriva de la raíz latina “lavare”, que literalmente significa “lavar”. El primer uso registrado de la lavanda se remonta al antiguo Egipto. Allí, el aceite de lavanda jugó un papel en el proceso de momificación.

Durante los últimos tiempos, la lavanda se convirtió en un aditivo para el baño en varias regiones, como Persia, la antigua Grecia y Roma. Estas culturas creían que la lavanda ayudaba a purificar el cuerpo y la mente.

Lavanda – Beneficios

Se cree que el aceite de lavanda tiene propiedades antisépticas y antiinflamatorias, que pueden ayudar a curar quemaduras menores y picaduras de insectos.

La investigación sugiere que puede ser útil para tratar la ansiedad, el insomnio, la depresión y la inquietud. Algunos estudios sugieren que consumir lavanda como té puede ayudar con problemas digestivos como vómitos, náuseas, gases intestinales, malestar estomacal e hinchazón abdominal.

Además de ayudar con los problemas digestivos, la lavanda se usa para aliviar el dolor causado por dolores de cabeza, esguinces, dolores de muelas y llagas. También se puede utilizar para prevenir la caída del cabello.

Infecciones por hongos

Un estudio publicado en el Journal of Medical Microbiology encontró que el aceite de lavanda podría ser eficaz para combatir las infecciones resistentes a los antimicóticos.

Los investigadores encontraron que el aceite era letal para una variedad de cepas que pueden causar enfermedades en la piel. En el estudio, los aceites esenciales destilados del género Lavandula de la planta de la lavanda parecían funcionar destruyendo las membranas de las células fúngicas.

Puedes consultar también→  Para qué sirve la Maca y cuáles son sus propiedades

El estudio demostró que el aceite de Lavandula es potente y demuestra actividad antifúngica en un amplio espectro.

Cicatrización de la herida

Un estudio publicado en la revista Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine comparó los efectos de varios tratamientos para la curación de heridas.

Los investigadores compararon los efectos de la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS), solución salina, povidona yodada y aceite de lavanda. Estos se aplicaron a ratas de laboratorio.

Los autores del estudio señalaron que las heridas se cerraron más rápido en los grupos de TENS y de aceite de lavanda que en los grupos de control. Estos hallazgos sugieren que la lavanda tiene un efecto acelerador en la cicatrización de heridas.

Perdida de cabello

La lavanda es posiblemente eficaz para tratar la alopecia areata. Esta es una condición en la cual el cabello se pierde en algunas o todas las áreas del cuerpo.

Las investigaciones muestran que la lavanda puede promover el crecimiento del cabello hasta en un 44 por ciento después de 7 meses de tratamiento.

Trastorno de ansiedad y afecciones relacionadas – Ansiedad dental lavanda

Se ha demostrado que los aromas de lavanda reducen la ansiedad antes de una cita dental. Silexan es una preparación de aceite de lavanda disponible en cápsulas de gelatina de 80 miligramos (mg).

El equipo encontró que Silexan tenía un efecto ansiolítico o reductor de la ansiedad en pacientes con ansiedad generalizada o subsindrómica dentro de las 2 semanas. Los investigadores también han encontrado que el olor a lavanda puede ayudar a los pacientes dentales ansiosos.

Los investigadores midieron los niveles de ansiedad dental de 340 pacientes adultos durante su espera en la sala de espera del dentista para su cita. La mitad de los pacientes fueron expuestos a olor a lavanda, mientras que la otra mitad no.

Puedes consultar también→  Para qué nos sirve la fibra

El equipo encontró que las personas expuestas al aroma de lavanda reportaron niveles más bajos de ansiedad en comparación con los otros pacientes. El efecto calmante de la lavanda estaba presente independientemente del tipo de cita dental programada.

Lavanda – Usos

La lavanda es una planta multipropósito. Las personas usan la lavanda de muchas maneras para promover la buena salud y el bienestar.

Aromaterapia

La lavanda es más comúnmente utilizada en aromaterapia. Se cree que la fragancia de los aceites de la planta de lavanda ayuda a promover la calma y el bienestar. También se dice que ayuda a reducir el estrés, la ansiedad y, posiblemente, incluso el dolor leve. Un estudio en el Journal of Alternative and Complementary Medicine encontró que la aplicación tópica de lavanda, más salvia y rosa, podría reducir la gravedad de los cólicos menstruales.

Ayuda potencial para el cáncer y la demencia

Según el Instituto Nacional del Cáncer, la aromaterapia puede ayudar a los pacientes a controlar los efectos secundarios del tratamiento del cáncer. Los receptores de olor envían mensajes al cerebro que pueden afectar el estado de ánimo. La aromaterapia también puede ayudar a los adultos que sufren de demencia.

Si bien muchas personas juran por sus poderes curativos aromáticos, la comunidad científica no está tan segura. Muchas de las pruebas realizadas alrededor de la lavanda han tenido resultados contradictorios.

Ayuda para dormir

Érase una vez, se recomendó la lavanda para las personas que sufren de insomnio u otros trastornos del sueño. Las personas rellenaban sus almohadas con flores de lavanda para ayudarlos a conciliar el sueño y tener un mejor descanso nocturno.

Hoy en día, los aromaterapeutas utilizan la lavanda para tratar los dolores de cabeza y el nerviosismo o inquietud. Los terapeutas de masajes a veces aplican aceite de lavanda a la piel, que puede funcionar como agente calmante y como ayuda para dormir. En Alemania, el té de lavanda ha sido aprobado como un suplemento para tratar las interrupciones del sueño, la inquietud y la irritación estomacal.

Puedes consultar también→  Para qué sirve la albahaca y cuáles son sus propiedades y beneficios

Condiciones de la piel y el cabello.

El uso tópico del aceite de lavanda podría ayudar a tratar una enfermedad llamada alopecia aerate, que hace que el cabello de una persona se caiga en parches. En un estudio, publicado en Archives of Dermatology, las personas frotaban los aceites esenciales de lavanda, tomillo, romero y madera de cedro en las áreas donde se había caído el cabello. Algunas personas experimentaron un nuevo crecimiento del cabello en el transcurso de siete meses. Sin embargo, los investigadores no tenían forma de determinar cuál de los aceites era responsable.

Cuando se aplican en la piel, los aceites de lavanda han mostrado resultados positivos para ayudar con el eccema, el acné, las quemaduras solares y la erupción del pañal. Considere probar este remedio casero de crema corporal de manzanilla y lavanda para ayudar a calmar la piel irritada por las quemaduras solares y la erupción del pañal.

Otros usos

  • La lavanda se puede destilar en un aceite esencial y tiene una gama de aplicaciones médicas.
  • La hierba es muy apreciada por la piel y la belleza y se usa comúnmente en fragancias y champús para ayudar a purificar la piel. Se puede comprar sin receta en farmacias, y algunas versiones se usan para agregar sabor a los productos horneados y los alimentos.

Lavanda – Propiedades

La lavanda es una hierba originaria del norte de África y las regiones montañosas del Mediterráneo. También se cultiva para la producción de su aceite esencial, que proviene de la destilación de las espigas de flores de ciertas especies de lavanda. El aceite tiene usos cosméticos y se cree que tiene algunos usos medicinales. El aceite esencial de lavanda, en contraste con la forma de la planta, es tóxico cuando se ingiere.

Se han demostrado los beneficios medicinales del uso de la lavanda para tratar la ansiedad, las infecciones por hongos, la pérdida del cabello y las heridas. La evidencia aún no respalda el uso de la lavanda para tratar la depresión, la presión arterial alta, las náuseas, el dolor menstrual o el eccema, entre otras afecciones.