Saltar al contenido

Los minerales, Para qué nos sirven

Los minerales son sustancias inorgánicas sólidas originadas de manera natural, con una composición química definida y una estructura interna ordenada y cristalina. minerales-esenciales-para-la-saludHay una gran cantidad y diversos minerales, de los cuales unos cuantos se encuentran en el tejido vivo, y a su vez de esos minerales son pocos los que son esenciales para la vida, nuestro organismo funciona perfectamente gracias a varias sustancias, entre esas están los macro-nutrientes, como son las proteínas, grasas e hidratos y los micro-nutrientes, como son las vitaminas y los minerales.

Los minerales, en el organismo forman parte de los distintos tejidos y regulan diferentes funciones, como son los impulsos nerviosos, las contracciones musculares, el intercambio de iones en las membranas celulares, el equilibrio homeostático e intervienen como factores de las enzimas que regulan el metabolismo.

Estos son los minerales que forman parte de nuestro cuerpo: Calcio, Fósforo, Hierro, Carbono, Zinc, Cobre y Azufre. Los cuales forman parte de las proteínas y los tejidos, otros como el magnesio, potasio y sodio, que están en los fluidos corporales y líquidos celulares.

¿Para qué sirven? 

Calcio: es imprescindible para la formación y el desarrollo de los huesos, y es el mineral que más abunda en el organismo. Constituye la mayor parte del material de que están hechos los huesos e interviene en la coagulación de la sangre. Además participa en la transmisión de los impulsos nerviosos y es parte de la estructura de varias enzimas. El calcio que mejor absorbe nuestro organismo, es el de los lácteos.

Fósforo: junto con el calcio, compone los huesos y los dientes. Forma parte de muchas sustancias orgánicas implicadas en la obtención y transmisión de energía y material genético así como en la materia cerebral. Es el segundo mineral, luego del calcio, con más presencia en el cuerpo humano, y contribuye junto al calcio al desarrollo de los huesos. Es el material del que están hechos los fosfolípidos al unirse a las grasas, que es el material del que están las membranas de las células, principalmente en las células de los tejidos nerviosos.

Puedes consultar también→  Para que sirve la avena y que beneficios nos aporta al consumirla

Cloro: forma parte del jugo gástrico junto con las enzimas. Es el encargado de la degradación de los alimentos para que puedan ser absorbidos y sintetizados más fácil. Interviene en el equilibrio homeostático de las células y en la ionicsacion de las mismas. Es indispensable para mantener el equilibro de potasio y del sodio en las células. Sus funciones se vinculan a las del sodio y con la digestión, debido que forma el ácido estomacal indispensable en la digestión. Se encuentra principalmente en la sal y en otros alimentos.

Sodio: participa en el mantenimiento de la presión osmótica al exterior de la célula, interviene además en la transmisión nerviosa y en el mantenimiento del equilibrio de los ácidos y bases en el organismo. Lleva a cabo el control de los líquidos del cuerpo, permite a las células mantener el liquido y los iones en su interior. Además interviene en la conducción de los impulsos nervios, en la formación de la saliva, del sudor y de los jugos digestivos, también interviene en el control del diámetro de los vasos sanguíneos.

Potasio: establece el equilibrio entre la sales y los líquidos junto con otros elementos, que forman parte del organismo. Participa en el mantenimiento de la presión osmótica, y contribuye a la transmisión nerviosa, regula el ritmo cardíaco e interviene en la formación de las proteínas. Además se utiliza para la hipertensión y el tratamiento de la bulimia nerviosa, también se utiliza en en enfermedades como es la diabetes, ya que interviene en la síntesis de glucógeno, el cual actúa en los procesos digestivos y de absorción de los nutrientes. Podemos encontrar el potasio en papas crudas, bananas, cítricos, algas marinas y levadura de cerveza.

Puedes consultar también→  Qué es y para qué sirve un mechero de Bunsen

Magnesio: junto al calcio y fósforo, conforma los huesos. Interviene en el funcionamiento e interacción de los músculos, nervios y huesos. Es sumamente necesario para la actividad de muchas enzimas. Se le emplea para atender enfermedades y padecimientos como la prevención de cardiopatias, osteoporosis, piedras en los riñones,etc.