Saltar al contenido

Qué son y para qué sirven los masajes linfáticos

El masaje linfático es la técnica para drenar, justamente, la linda mediante los conductos linfáticos, cuando se encuentran obstruidos, o la desviación hacia otros nódulos linfáticos que no estén dañados en caso de que existe algún daño en los vasos linfáticos correspondientes.drenaje-linfaticoA su vez, el drenaje linfático manual es un tipo de técnica terapéutica de masaje suave e indoloro, su objetivo es el tratamiento de los edemas y obstrucciones de los conductos linfáticos o de los nódulos linfáticos.

El sistema linfático: es parte del sistema circulatorio, al igual que la circulación venosa o arterial, y el sistema respiratorio, en la medida en que está constituido de un liquido llamado linfa, este liquido es proveniente de la sangre y que retorna a la por medio de los vasos linfáticos. Este liquido transporta miles nutrimentos como los lipidos, distribuye los glóbulos blancos que luchan contra las infecciones y además es el conducto por el cual se transportan varios desechos de los cambios y recambios que se dan en las células. drenaje

 

¿Para qué sirve? 

Esta técnica, la del drenaje linfático, consiste a los territorios linfáticos sanos el exceso de líquido acumulado en las zonas de edema, mediante manipulaciones o masajes. Esta técnica debe ser practicada por un médico especializado en linfologia, un médico terapista especializado o en su caso enfermeras entrenadas en dicho sistema.drenaje-linfatico (1)En una sesión existen diferentes actos esenciales, primero la relajación en un ambiente tranquilo y confortable del paciente . Después el diagnóstico de las diferentes zonas de bloqueo linfático a drenar, para poder hacer el masaje linfático en dirección de los nódulos linfáticos  más cercanos que estén sanos, para drenar la linfa hacia esa dirección, haciendo los movimientos o masajes necesarios.

Puedes consultar también→  Para qué sirve la radioembolización en cáncer de hígado

Hay dos movimientos super importantes.

Un movimiento de llamada o evacuación, empujar de alguna forma la linfa, hacia la dirección deseada, distanciándola de la zona.

El otro movimiento de captación o de reabsorción para favorecer la penetración de la linfa en los vasos linfáticos a nivel de la zona del edema,  guiando la linfa través de los conductos, hacia el nódulo linfático no enfermo, más cercano.