Para qué sirve la Clindamicina

Habitualmente solemos escuchar sobre los usos y beneficios de la Clindamicina. A continuación les contamos todos los detalles.

Clindamicina – qué es

La clindamicina es un antibiótico útil para el tratamiento de varias infecciones bacterianas. Esto incluye infecciones del oído medio, infecciones óseas o articulares, enfermedad inflamatoria pélvica, faringitis estreptocócica, neumonía y endocarditis, entre otras. Puede ser útil contra algunos casos de Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM). También se puede usar para el acné y además de la quinina para la malaria. Está disponible por vía oral, por vía intravenosa y como crema para aplicarse en la piel o en la vagina.

Clindamicina – efectos secundarios

Los efectos secundarios comunes incluyen náuseas, diarrea, erupción cutánea y dolor en el lugar de la inyección. Aumenta el riesgo de colitis por Clostridium difficile adquirida en el hospital aproximadamente cuatro veces. Otros antibióticos pueden ser recomendados debido a esta razón. Parece ser generalmente seguro en el embarazo. Es de la clase de lincosamida y actúa bloqueando las bacterias para que no produzcan proteínas.

Clindamicina – Descubrimiento

La clindamicina se realizó por primera vez en 1967. Está en la Lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud, los medicamentos más efectivos y seguros que se necesitan en un sistema de salud. Está disponible como medicamento genérico y no es muy caro. El costo mayorista en el mundo en desarrollo es de aproximadamente 0.06 a 0.12 USD por píldora. En los Estados Unidos cuesta alrededor de 2.70 USD por dosis.

Clindamicina – Para qué sirve

Usos médicos

La clindamicina se usa principalmente para tratar las infecciones anaeróbicas causadas por bacterias anaerobias susceptibles, incluidas las infecciones dentales, y las infecciones del tracto respiratorio, la piel y los tejidos blandos y la peritonitis. En personas con hipersensibilidad a las penicilinas, la clindamicina también se puede usar para tratar infecciones causadas por bacterias aeróbicas susceptibles. También se usa para tratar infecciones óseas y articulares, particularmente aquellas causadas por Staphylococcus aureus. La aplicación tópica de fosfato de clindamicina puede usarse para tratar el acné leve a moderado.

También te interesará Saber →   Para qué sirve Motrin

Acné

El uso de clindamicina junto con peróxido de benzoilo es más efectivo en el tratamiento del acné que el uso de cualquiera de los productos por sí mismo.

La clindamicina y el adapaleno en combinación también son más efectivos que cualquiera de los medicamentos por sí solo, aunque los efectos adversos son más frecuentes.

Es más efectivo contra infecciones que involucran los siguientes tipos de organismos:

  • Cocos grampositivos aeróbicos, incluidos algunos miembros de los géneros Staphylococcus y Streptococcus (por ejemplo, neumococo), pero no enterococos.
  • Bacterias anaerobias, Gram-negativas en forma de bastón, que incluyen algunos Bacteroides, Fusobacterium y
  • Prevotella, aunque la resistencia aumenta en Bacteroides fragilis.
  • La mayoría de las bacterias aerobias Gram-negativas (como Pseudomonas, Legionella, Haemophilus influenzae y Moraxella) son resistentes a la clindamicina, al igual que las Enterobacteriaceae anaeróbicas facultativas. Una excepción notable es Capnocytophaga canimorsus, para la cual la clindamicina es un fármaco de primera elección.
  • Staphylococcus aureus: 0.016 μg / ml -> 256 μg / ml
  • Streptococcus pneumoniae: 0.002 μg / ml -> 256 μg / ml
  • Streptococcus pyogenes: <0.015 μg / ml -> 64 μg / ml

D-Test

Cuando se prueba un cultivo Gram-positivo para determinar la sensibilidad a la clindamicina, es común realizar una “prueba D” para determinar si hay una subpoblación de bacterias resistentes a macrólidos. Esta prueba es necesaria porque algunas bacterias expresan un fenotipo conocido como MLSB, en el que las pruebas de susceptibilidad indicarán que las bacterias son susceptibles a la clindamicina, pero in vitro el patógeno muestra resistencia inducible.

Para realizar una prueba D, se inocula una placa de agar con la bacteria en cuestión y se colocan dos discos impregnados con fármaco (uno con eritromicina, uno con clindamicina) separados 15-20 mm en la placa. Si el área de inhibición alrededor del disco de clindamicina tiene forma de “D”, el resultado de la prueba es positivo y la clindamicina no debe usarse debido a la posibilidad de patógenos resistentes y falla de la terapia. Si el área de inhibición alrededor del disco de clindamicina es circular, el resultado de la prueba es negativo y se puede usar clindamicina.

También te interesará Saber →   Para qué sirven los suplementos estimulantes de óxido nítrico

 

Malaria

Dado con cloroquina o quinina, la clindamicina es efectiva y bien tolerada en el tratamiento del paludismo por Plasmodium falciparum; la última combinación es particularmente útil para los niños, y es el tratamiento de elección para las mujeres embarazadas que se infectan en áreas donde la resistencia a la cloroquina es común. La clindamicina no debe usarse como antimalárico por sí misma, aunque parece ser muy efectiva como tal, debido a su acción lenta. Se ha informado que los aislados de Plasmodium falciparum derivados del paciente de la Amazonía peruana son resistentes a la clindamicina, como lo demuestran las pruebas de susceptibilidad in vitro a los medicamentos.

Otro

La clindamicina puede ser útil en infecciones de piel y tejidos blandos; muchas cepas de SARM son aún susceptibles a la clindamicina; sin embargo, en los Estados Unidos que se extiende desde la costa oeste hacia el este, el SARM se está volviendo cada vez más resistente.

La clindamicina se usa en casos de sospecha de síndrome de shock tóxico, a menudo en combinación con un agente bactericida como la vancomicina. La razón de este enfoque es una supuesta sinergia entre la vancomicina, que causa la muerte de las bacterias por la ruptura de la pared celular, y la clindamicina.

Clindamicina – Riesgos

Las reacciones adversas frecuentes asociadas con la terapia sistémica con clindamicina, incluyen: diarrea, colitis pseudomembranosa, náuseas, vómitos, dolor abdominal o cólicos y / o erupción cutánea. Las dosis altas (tanto intravenosas como orales) pueden causar un sabor metálico. Efectos adversos y no deseados incluyen: sequedad, ardor, picazón, descamación o descamación de la piel (loción, solución); eritema (espuma, loción, solución); oleosidad (gel, loción). Los efectos secundarios adicionales incluyen dermatitis de contacto. Los efectos secundarios comunes que se encuentran en más del 10% de las personas en aplicaciones vaginales incluyen infección por hongos.

También te interesará Saber →   Para qué sirve la Amikacina

La colitis pseudomembranosa es una afección potencialmente mortal comúnmente asociada con la clindamicina, pero que también ocurre con otros antibióticos. El sobrecrecimiento de Clostridium difficile, que es inherentemente resistente a la clindamicina, da como resultado la producción de una toxina que causa una variedad de efectos adversos.

En raras ocasiones, en menos del 0.1% de los pacientes, la terapia con clindamicina se ha asociado con anafilaxia, discrasias sanguíneas, poliartritis, ictericia, niveles elevados de enzimas hepáticas, disfunción renal, paro cardíaco y / o hepatotoxicidad.

Clindamicina – Interacciones

La clindamicina puede prolongar los efectos de los medicamentos bloqueadores neuromusculares, como la succinilcolina y el vecuronio. Su similitud con el mecanismo de acción de los macrólidos y el cloranfenicol significa que no deben administrarse simultáneamente, ya que esto causa antagonismo y posible resistencia cruzada.

Química

La clindamicina es un derivado semisintético de la lincomicina, un antibiótico natural producido por la actinobacteria Streptomyces lincolnensis. La síntesis de clindamicina fue anunciada por primera vez por BJ Magerlein, RD Birkenmeyer y F Kagan en la quinta Conferencia Interscience sobre Agentes Antimicrobianos y Quimioterapia (ICAAC) en 1966. Ha estado en el mercado desde 1968.

Clindamicina – Mecanismo de acción

Es un inhibidor de la síntesis proteica bacteriana mediante la inhibición de la translocación ribosómica, de forma similar a los macrólidos. Lo hace mediante la unión al ARNr 50S de la gran subunidad de ribosomas bacterianos, superponiéndose con los sitios de unión de los antibióticos oxazolidinona, pleuromutilina y macrólidos, entre otros.